[Reflexión] Palabras al Viento

|
  • Te quiero mucho
  • Eres importantísima para mi
  • Te necesito
  • No te cambio por nadie
  • No dejo que se te acerquen, porque tengo miedo a que te dañen
  • Me salta el corazón cuando me miras
¡Alguien hágalo callar! ¿Nunca han medido la longitud de las palabras? Lo dudo, tus carencias saltan al tacto. 

Puedes llegar a crear heridas mas profundas que la lepra. Haces que el cáncer se vea como un dulce arrullo materno. Lo peor de todo es que no lo haces consciente; cavas de a poco, usas anestesia en forma de cariño. 
¡Hubieras avisado antes! no necesitaría un doctor de urgencias, que zurza las perforaciones que hiciste -si es tan amable el internista, que cierre las que usaste también-

Texto antiguo, escrito con fecha 13 de junio del 2011
Fractales de la vida 

Cállate cuervo

|
¿Quién, en su insano juicio lleva una figura de cerámica a un sanatorio mental?
A esa sensata persona le agradezco esta paz, ya que ese frágil Papá Noel fue el corte del ruido.


Tentadora y sangrienta nochebuena. Tuve que pasarle mis cigarrillos mezclados con las pastillas a ese cuidador coimeado, todo para para poder entrar a su celda; mientras Lily la amordazaba yo despedazaba el papá noel dentro de mi polera. ¡Cuan dulce puede ser el olor del miedo!

Estrechando el Corazón

|
No rebajé nuestras relaciones,
estamos perdiendo esta batalla
en la guerra del amor.

Viaje

|

I

Una vez mas estoy fumando.
Una vez mas estoy tan desnuda como un animal.
Mantengo mis ideas sin vestimenta alguna,
mas no me averguenzo de decir 'me gustas'.

Me gustas desde el día que nos encontramos
y juntos desvestimos nuestras verdades.
Te llamaré soledad, si gustas.

Svapna II

|
Primera Parte

El papiro amarillento estaba en símbolos inteligibles, y no es algo que haya visto antes. Les dejo una fotografía del texto que había.

Ludo

|
Ahora todo toma sentido.
Juego es la palabra que usamos.

'Juegos de manos, son de villanos'
¿Te lo dijo la abuela alguna vez?
La mía solía repetirlo a menudo,
hoy comprendo el porqué.

No hay lugar cómo el hogar

|
-No hay lugar como el hogar, no hay lugar como el hogar, ¡no hay lugar como el hogar! -gritó Dorotea finalmente, mientras intentaba que sus talones se golpearan. Deseaba fervorosamente que esto fuera otro sueño.

La vez anterior había soñado con un espantapájaros descerebrado, un león cobardica y un hombre de hojalata sin corazón. Lamentablemente para ella, esto no era invención de su imaginación.

Realmente estaba encerrada en el manicomio, amarrada a la cama. "Quizás qué hice ahora," pensó